Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Cerrar

Sorteo de 150 etiquetas para el regreso a la escuela

|


Nota: El sorteo se celebró el 5 de agosto de 2017 y la ganadora es Ivon Hernandez! Igualmente, si desean comprar las etiquetas, el enlace sigue disponible:

https://www.stickerkid.com/usa_en?oid=61516_5332

Hola amigos, les queremos anunciar que Educando a nuestros hijos se ha asociado con Stickerkid, una compañía que ofrece etiquetas para marcar todos los materiales de tus hijos, ya pueden ser los útiles escolares, como la ropa y zapatos. Las etiquetas son de muy buena calidad y resistentes al lavado y al calor del lavaplatos. Estas etiquetas son personalizables y puedes poner el nombre de tus hijos eligiendo el color o dibujo que más te guste.



Para estrenar este acuerdo, Stickerkid nos regala un Pack de 154 etiquetas personalizables que queremos sortear entre todos nuestros lectores de Estados Unidos y América Latina. Este pack contiene:

- 32 pegatinas personalizadas grandes  
- 14 etiquetas para zapatos 
- 60 pegatinas mini
- 48 etiquetas para ropa


Estas etiquetas son ideales para marcar todos los materiales del regreso a la escuela. Para participar, solo tienes que acceder al siguiente enlace:


(Si deseas comprarlas directamente, puedes hacerlo en este mismo enlace.)

Una vez en la página, elige el pack que más te guste y coméntalo en nuestra página de Facebook donde anunciamos el sorteo. A final de esta semana (el sábado 5 de agosto de 2017) anunciaremos el ganador entre todos los que han comentado en nuestra página de Facebook. Deberás ser fan de la página para participar en el concurso. Este es el enlace a nuestra página en Facebook:


 El ganador o ganadora solo tendrá que darnos su email y le enviaremos un código promocional con el que podrá hacer su pedido por internet y le saldrá ¡totalmente gratis!

Recuerda: el sorteo es sólo para USA y América Latina

No esperes más y participa en el sorteo para tener a punto la vuelta al colegio, con las etiquetas más divertidas. ¡A tus hijos les va a encantar!


Niños con mal humor constante

|


Es normal que los niños se aburran o estén de mal humor, pero ese comportamiento no debería ser constante ni deberían ser irrepetuosos con sus padres.

A veces los padres nos desesperamos porque no sabemos qué hacer para terminar con ese mal genio y ayudar a nuestros hijos a que desarrollen las habilidades que necesitan para mejorar ese comportamiento.

Si su hijo altera la tranquilidad familiar constantemente, es posible que tenga que buscar ayuda de un profesional para que le enseñe a canalizar esa energía y convertirla en persistencia y fuerza de voluntad para conseguir cosas positivas, pero desde Educando a nuestros hijos, queremos darles algunos consejos que se pueden llevar a cabo desde casa para facilitar la convivencia en el hogar.

Lo primero es la comunicación con el pequeño. Hay que intentar explicarles que los adultos merecen un respeto, que cada persona ve las cosas de un punto diferente y qe puede usar sus talentos y habilidades para crear una mejor sociedad, aunque no siempre va a estar de acuerdo con las opiniones de los demás.

Luego esta el ejemplo que nosotros les damos. La forma en la que nosotros tratamos a las demás personas, siempre será un ejemplo para nuestros hijos. Trate a los demas con respeto y educación.

Limite los videojuegos y películas o dibujos violentos. Muchos niños intentan imitar estas acciones violentas que ven en la televisión.

Hágale saber a su hijo que usted le quiere a pesar de que no le gusta su comportamiento. Ellos necesitan sentirse queridos y es posible que reflexionen sobre ello.

No intente luchar por el poder en todas las ocasiones. Es importante escoger los motivos importantes y no querer ganar siempre en la lucha por el poder. Ellos tienen que saber que en las cosas importantes nos tienen que obedecer, pero no entremos en una lucha constante por cualquier motivo menor.

Enseñe a su hijo a lidiar con el enfado. Hay varias estrategias que pueden utilizar, como respirar profundamente o pensar por un minuto antes de hablar y decir las cosas de mala forma o marcharse y regresar cuando se le haya pasado el enfado.

Y sobretodo fije límites y sea consecuente con los castigos. Usted es el adulto, usted fija las normas y su hijo debe acatarlas y comportarse con respeto hacia sus padres. Deje claro cuales son los límites desde el principio y si no los cumple, aplique las consecuencias que ha impuesto, que no necesariamente deben ser muy esctrictas, lo que sí deben ser reales. Si usted le dice a su hijo que si se sigue comportando mal se va a ir a su cuarto, aunque sean 5 minutos, aplique ese castigo. Así aprenderan que la cosa va en serio y la próxima vez se lo pensaran mejor.

Tenga en cuenta que el mal humor y el enfado pueden ser una fachada para otras emociones que no saben canalizar, como frustraciones, temores, impotencia o dolor. Hay que intentar buscar la causa y a partir de ahí, tratar de solucionarlo.

Los niños del milenio...¿saturados por tanta información?

|


En estos días mi esposo me recomendó un vídeo de Simon Sinek, un orador estadounidense que hablaba de la próxima generación de jóvenes que habrán accedido al mundo laboral en 2020, llamados los chicos del milenio. Me pareció muy interesante el enfoque en el que este señor plantea que la próxima generación va a tener muchos problemas de adaptación en el mundo laboral porque están acostumbrados a tenerlo todo inmediatamente, a no luchar para conseguir sus objetivos porque han crecido acostumbrados a que todo lo que piden lo tienen al instante y comenta que esta generación llega al mundo laboral pensando que son especiales, porque así es como los han criado y cuando se dan cuenta de que no lo son, suelen frustrarse y venirse abajo.

Otra de las causas de este comportamiento es la saturación de información y el acceso a tanta tecnología que reciben desde muy pequeños. Por todos es sabido que los menores demuestran una familiaridad excesiva en el manejo de tablets, teléfonos inteligentes y computadoras, porque han tenido fácil acceso y han crecido utilizando estos dispositivos muy a menudo.

Comenta Sinek que el uso continuado de los teléfonos inteligentes y las redes sociales, hace que se libere un químico en el cerebro llamado dopamina, que hace que uno se siente bien cuando recibe "me gusta" en sus fotos, en sus comentarios, etc, creando una adicción como si fuera una droga.

El famoso orador culpa de esta adicción a la crianza de los padres, a la tecnología con la que han crecido y a la impaciencia de estos chicos cuando no logran adaptarse al mundo laboral. Dice que esta generación crece con una autoestima mucho más baja que las anteriores y que en cierto modo, los padres somos culpables por protegerlos tanto, por darles ese acceso inmediato a lo que piden y por no medir y limitar el tiempo que éstos permanecen construyendo relaciones sociales ficticias, descuidando las relaciones familiares y de amistad reales.

Si nos detenemos a pensar, muchas cosas de las que dice son ciertas. Muchos padres les damos la tablet a nuestros hijos porque así tenemos un momento de tranquilidad o para que estén entretenidos. No se nos ocurre dejar nuestro propio teléfono y nuestras cosas para compartir con ellos momentos de calidad, fomentar su imaginación o creatividad. El mundo que nos envuelve va muy deprisa y a veces hay que parar en seco y volver a los tiempos de antes, a relacionarnos y hacer cosas en familia, actividades en la naturaleza, juegos educativos, etc.

¿Cuántos de ustedes serían capaces de lograr que sus hijos estén una semana completa sin acceso a ninguna pantalla (ni tablets, ni computadoras, ni teléfonos, ni videojuegos, ni televisión)? Yo lo pienso y hoy en día me parece imposible lograrlo. Cuando se lo insinuo a mis hijos me dicen, "¿pero mamá, qué vamos a hacer? ¡Nos vamos a aburrir! Y yo pienso - ¡Pero si tienen la habitación llena de juegos, libros de colorear, libros para leer! Pero no; lo más fácil es  caer en la tentación y darles acceso a sus adoradas pantallas. 

Hay que reconocer que la sociedad no nos lo pone fácil tampoco. Las escuelas cada vez ponen más tareas a realizar en la computadora o lectura en medios digitales. Todo lo que nos rodea está informatizado, los amigos tienen teléfonos desde muy jóvenes y se comunican por esta vía. El que no lo tenga está "fuera de onda" y  "tiene que ponerse al día".

En conclusión, sólo pido que como padres reflexionemos sobre esto, que preparemos a nuestros hijos para los fracasos, para no acceder a todo tan rápido, para que sepan valerse por ellos mismos y nos hagamos nuestro propio reto: ¿Cuántos días podemos lograr que nuestros hijos estén "desconectados"? Agradecería comentarios al respecto y si algún padre o madre se lo ha propuesto y lo ha logrado, que nos cuente sus experiencias.

Aquí les dejo el vídeo en el que Simon Sinek expone todo esto: